23Julio2019

Está aquí: Home Opinion ¿DE VERDAD TE PREOCUPA PROTEGER A LOS ANIMALES? Por Lucas Monzón y Rodrigo Cattarozzi Fundación Refugio Salvaje

¿DE VERDAD TE PREOCUPA PROTEGER A LOS ANIMALES? Por Lucas Monzón y Rodrigo Cattarozzi Fundación Refugio Salvaje

05-May-19  “Un Mono Carayá víctima de mascotismo y que no tuvo la instrucción necesaria de su madre durante los 18 meses que la recibe en la naturaleza, que necesita ser anodrizado durante 18 meses, con atención estricta y una dieta cuidadosamente balanceada.

 

Una Culebra que perdió un ojo por razones desconocidas y que no puede ver lo que sucede a su lado.

Una Tortuga que fue atacada por perros y perdió una extremidad.

Una Pitón albina que nació en un criadero y está totalmente acostumbrada al contacto, por haber sido una mascota durante gran parte de su vida, y que además es una especie originaria de África o Asia.

Un Loro extraído de su nido cuando era apenas un pichón para venderlo a través del tráfico ilegal, que siempre fue alimentado de la mano y no sabe identificar el alimento.

Un Tatú con tantas heridas en su caparazón provocadas por perros, que apenas puede respirar.

Un Aguilucho con un ala quebrada y que incluso con cirugía, quizás no vuelva a volar.

Muchas veces nos hacemos preguntas como ¿por qué existen estas instituciones? o ¿qué función cumple?, y no sabemos cómo responder, porque en general no hay muchas personas capacitadas para hacerlo. Desde la Fundación

Refugio Salvaje queremos aclarar algunas cuestiones que consideramos fundamentales para entender no sólo la importancia de instituciones que se encargan de resguardar nuestra fauna.

¿Qué función cumplen los Zoológicos, Centros de Rescate, y Refugios de Animales?

Recordemos los ejemplos del Mono Carayá, la Culebra, la Tortuga, la Pitón, el Loro y el Tatú (los cuales son sólo algunos ejemplos reales de animales de los cuales nos encargamos).

Los Zoológicos, los Centros de Rescate y los Refugios sirven como albergue para un número, lamentablemente muy elevado, de animales que no se encuentran en condiciones de volver a su hábitat natural, esto puede ser de manera provisoria o permanente según cada caso.

Felizmente, hace varios años se viene cambiando el paradigma de lo que representan, en especial, los Zoológicos. Hoy en día además de ser un asilo para especies exóticas (tigres, leones, osos, etc.) que recibieron de los circos luego de la muy acertada prohibición, sino que tienen una gran cantidad de programas y proyectos de reproducción de especies que se encuentran extintas en alguna región o que con un estado de conservación muy vulnerable o amenazadas, para su posterior reintroducción. Para esto podemos usar el caso del Complejo Ecológico Municipal de la localidad de Sáenz Peña, con programas de reproducción de Cóndores, Tortugas, Tapires, Muitús, entre otros.

¿Qué está pasando en otras partes del mundo?

En países más avanzados como Canadá, Estados Unidos, Francia, Australia y Alemania, entendieron que los establecimientos como estos son fundamentales para el correcto funcionamiento de la sociedad, y el estado se encuentra invirtiendo activamente para poner en condiciones y mantener las instalaciones de lo que alguna vez fueron destinos meramente turísticos y que hoy son mucho más que eso.

Por supuesto que muchas de estas instituciones tienen sus puertas abiertas al público, porque es necesario recaudar fondos para alimentar a los animales, construir o reparar recintos, pagar un sueldo al personal que trabaja en las distintas actividades, pagar la atención veterinaria; pero hay áreas a las cuales no se pueden acceder, justamente para evitar la interacción con los humanos, de aquellos ejemplares que serán reinsertados en su hábitat natural.

¿Qué está pasando en nuestra provincia?

En el mes de marzo participamos del desarrollo del “Plan Nacional para la Conservación de Primates de Argentina”,

donde tuvimos contacto con instituciones de nivel nacional e internacional (The Conservation Land Trust -CLT-, Fundación Temaikèn, Instituto Jane Goodall, GüiráOga, APRIMA), así como también con biólogos, veterinarios y  guardaparques que trabajan activamente en tareas de conservación. Ellos reconocieron la actividad que estamos realizando y la tildaron de indispensable para el objetivo de conservación de especies, ya sea que estén en peligro o no.

Lamentablemente hay personas, muchas de las cuales se identifican por el término “animalistas” (que, dicho sea de paso, la Real Academia Española reconoce para una definición distinta, por lo que es un concepto mal utilizado), debido a que no están correctamente informadas, atacan y pretenden que se cierren todos estos establecimientos.

Les dejamos algunas preguntas a modo de reflexión.

¿Dónde irían los animales si estas instituciones cierran? Tengamos en cuenta que muchos animales no son siquiera de este continente y/o jamás estuvieron en la naturaleza, por lo que no sabrían defenderse de sus depredadores o alimentarse de manera adecuada.

¿Quién realizaría los rescates de animales? Considerando la enorme cantidad de rescates que se realizan durante el año.

¿Cómo se podría llevar a cabo la educación de la sociedad? Estamos hablando de concientizar sobre conservación de fauna, sobre tráfico ilegal, sobre mascotismo.

¿Quién llevaría a cabo los programas de reproducción y reinserción de especies autóctonas? Tomando conciencia que es una tarea fundamental si queremos evitar la extinción de éstas

Noticias de Puerto Tirol

Noticias Policiales